Aunque mucha gente confunde los términos y muchas veces se les asocia como sinónimos, son dos cosas muy distintas.

Esterilidad: Son las alteraciones de la fertilidad que sufre una pareja cuando, tras un año de mantener relaciones sexuales de forma regular y sin utilizar métodos anticonceptivos, no es capaz de conseguir un embarazo.
Existen dos tipos de esterilidad: la esterilidad primaria y la esterilidad secundaria.
Existen diversas causas de esterilidad; éstas pueden ser debidas a un único factor o a múltiples factores relacionados con ambos sexos; también las podemos agrupar en causas absolutas de esterilidad o causas relativas.
En cualquier caso, las causas de esterilidad se suelen clasificar en esterilidad masculina, esterilidad femenina y esterilidad relacionada con ambos sexos.

Infertilidad: Es la incapacidad, tras haber quedado embarazada, de llevar a término una gestación al producirse varios abortos.
Podríamos utilizar como sinónimos de infertilidad las palabras: aborto de repetición, aborto habitual, aborto iterativo, aborto recurrente o pérdida gestacional repetida.
Al igual que en la esterilidad existen dos tipos: la infertilidad primaria y la infertilidad secundaria.
La infertilidad primaria se refiere a aquella pareja que nunca ha conseguido finalizar un embarazo con un recién nacido vivo.
La infertilidad secundaria se refiere a aquella pareja que, tras un embarazo y parto normal, no consigue llevar a término un embarazo.